En una privilegiada situación, rodeado de olivos, pinos y barrancos, se alza El Hotel La Estancia, una antigua paridera del s. XIX, rehabilitada con mimo por sus propietarios, en la que uno se siente como en casa. A tan sólo 5 minutos de la Feria de Zaragoza y de la plataforma logística Pla-Za. Para disfrutar de la paz, tranquilidad y descanso en viajes de negocios, para expositores en Feria de Zaragoza o visitantes de la Plataforma logística, nuestro hotel es el sitio ideal para alojarse. A tan sólo 10 minutos del aeropuerto y 15 del centro de la ciudad, se encuentra toda la paz que desprende su entorno natural en un ambiente especialmente confortable, donde se puede descansar o trabajar sin que nada nos distraiga.

En este pequeño hotel rodeado de naturaleza, la luz inunda hasta el último rincón. Colores cálidos, materiales nobles, maderas, forjas, tejas antiguas y tejidos naturales, dotan a La Estancia de una atmósfera que transmite confort, mucha tranquilidad y el encanto típico de una casa en el campo. El resultado es una perfecta conjunción de naturaleza y modernidad. Las habitaciones se distribuyen en dos pisos y están decoradas con todo detalle para crear un ambiente agradable y acogedor. Su salón principal, al amparo de enormes cristaleras, permite disfrutar del sabor de una buena tertulia ante la chimenea. Un gran patio exterior da la bienvenida a La Estancia. Sólo el canto de los pájaros rompe el silencio. En el interior, el claustro nos invita a investigar cada rincón.

 QUE ES LA ESTANCIA

Un sueño hecho realidad. Un sueño que ha conjuntado ilusiones y esfuerzos. Desde los materiales nobles empleados en la restauración, piedra de La Muela, ladrillo viejo, madera y forja, pasando por las manos de los artesanos de la piedra, la alfarería el vidrio y la paleta, para terminar con una decoración particularmente sutil y delicada, que dotan a la Estancia de una personalidad única y singular. Su nombre reúne en una palabra todas las acepciones que ha sido, es y será este lugar. ESTANCIA es la hacienda donde se cría el ganado, y en sus orígenes, el edificio fue una paridera. ESTANCIA es también el aposento que se habita, y nuestro pequeño hotel está lleno de estancias diferentes que nos acercan a la naturaleza que nos envuelve: los cuatro elementos, los colores y las plantas aromáticas de nuestro entorno.

Para ser habitadas, hemos adoptado además criterios de fensui, para que el descanso se realice en armonía con las líneas de la tierra (norte y este). Y por último, ESTANCIA es también el tiempo que uno se asienta en un lugar, y estamos seguros que así lo harán las gentes que nos visiten.  Bienvenidos a la Estancia